dimarts, 19 de maig de 2009

Refundar FESABID

Estoy terminando mi libreta de notas y en ella encuentro una anotación con el título de esta entrada de blog: refundar FESABID. ¿Porqué y cómo?

La fundación de FESABID en 1988 supuso un innegable avance para la estructuración de la biblioteconomía en España. FESABID es una federación de asociaciones profesionales que expresaba en el momento de su creación tres realidades: la incapacidad de ANABAD de representar a la mayor parte de profesionales bibliotecarios, la estructuración del estado español en autonomías y una visión no unitaria de lo que eran o debían ser las bibliotecas.

Situémonos en la España de mediados de los 80, un país en pleno proceso de reconstrucción:

  • En el momento de la restauración democrática ANABAD era una asociación de funcionarios del cuerpo de Facultativos de archivos, bibliotecas y museos. No podían pertenecer a ella los auxiliares de biblioteca, ni los titulados de las escuelas de biblioteconomía de Navarra o de Barcelona ni los bibliotecarios en ejercicio pero sin titulación. Representaba además una cierta imagen de las bibliotecas que no era vista como la única posible por un buen número de profesionales.
  • Autonomías. Los años 80 son los de la creación del estado autonómico y los de la aprobación de la LRU que confiere a las universidades una amplia autonomía. La autonomía territorial e institucional ha sido el gran instrumento de la reorganización de los servicios bibliotecarios a nivel español y ha tenido una influencia innegable (aunque no única) en el impulso y creación de asociaciones de bibliotecarios de ámbito territorial y especializado.
  • Visión. Los años 80 son en España (pero también en Francia) los de surgimiento de una visión nueva sobre lo que deben ser y hacer las bibliotecas. Al rebufo de posibilidades nuevas asociadas a las tecnologías de la información y a los cambios sociales algunos profesionales apuestan por crear centros de documentación y por una nueva profesión: la de documentalista.

Con la creación de múltiples foros profesionales (territoriales y de otro tipo) en el período mencionado surgieron múltiples actividades profesionales que era conveniente coordinar. FESABID como federación de asociaciones fue entonces la mejor opción de estructuración de la profesión.

Pero el tiempo pasa y no pasa en balde. Aquellas múltiples realidades asociativas son un hecho, la separación entre documentalista y bibliotecarios un recuerdo en la historia más que una realidad y los retos de futuro de las bibliotecas y los bibliotecarios en España bien distintos a los de hace 20 años.

Refundar FESABID

  • ¿Porqué? Por qué la fuerza de la federación y su presencia pública han sido (a mi entender) débiles en los últimos años. Ser una asociación de asociaciones tienen sus dificultades y sea por falta de medios o por falta de convicción la voz de FESABID ha sido débil y escasa ante temas clave como los estudios de biblioteconomía en el marco del EEES, la insuficiencia de inversiones en algunos ámbitos de bibliotecas (en especial, públicas y escolares), la creación del Consejo de Cooperación Bibliotecaria o la modernización de la profesión.
  • ¿Cómo? Creo que a FESABID le falta tener una dinámica propia que le permita dibujar su propia ‘agenda’ de forma independiente a las agendas de las asociaciones que la conforman. La Junta de FESABID la eligen los presidentes de las asociaciones que la forman. Creo posible una refundación con el simple cambio de que la Junta sea elegido por sufragio directo de los miembros de las asociaciones, no por juntas directivas de las asociaciones federadas. Esta elección directa debería permitir un incremento de la implicación directa de los profesionales en FESABID y una autonomía de actuaciones de la Federación.

Y puestos a aprovechar el momento, hacer de paso los contactos necesarios que aseguren que todas las asociaciones de bibliotecarios y de archiveros en España formen parte de la refundada FESABID.

9 comentaris:

Anònim ha dit...

Y así, la presidencia siempre estaría en manos de la asociación con más miembros. ¿Es eso lo que desea?

Lluís Anglada ha dit...

No, este no es mi deseo. Mi deseo, y así lo he explicitado en el blog, es que FESABID sea una entidad con más fuerza, influencia y relación con la profesión y los profesionales.

Si mi propuesta no le gusta, es libre de discutirla, pero, por favor, no me atribuya opinions que no he expresado.

Anònim ha dit...

No le atribuyo nada. Era una pregunta y al mismo tiempo apuntar una consecuancia de su propuesta.

La idea es buena pero no la veo viable por lo que digo en mi anterior comentario.

Lluís Anglada ha dit...

Gracias por la clarificación.

Quizá no me he explicado bién. No propongo que cada asociación tenga tantos votos como número de asociados. Propongo que los asociados participen directmente en las votaciones para la Junta de FESABID.

Creo que, justamente, votando los miembros individuales se pueden crear candidaturas que tengan programas de actuaciones determinados, que los expliquen y que busquen soporte entre los votantes. ¿Los votantes de una asociación votaran siempre la misma candidatura? Yo creo que no.

Yo quiero elegir por mi mismo y no tener mi voto delegado en quien presida mi asociación. La representación directa obligaría a los candidatos a explicar lo que quieren hacer y lo que han hecho, fomentaría el debate y daría independencia y fuerza a la Junta elegida.

pajimenez ha dit...

La idea de FESABID nació en un congreso nacional de archivos, bibliotecas, etc. o de ANABAD (hace tantos años que tendría que ponerme a buscar el dato) que se celebró en Palma de Mallorca. Allí hablé con Adela d'Alós Moner y con otros bibliotecarios, bien para reconvertir ANABAD en federación (como después ha sucedido), bien para crear de cero la federación (como así sucedió).
La impresión que tengo es que desde su mismo nacimiento FESABID ha sido más una organización con un pretendido relumbrón que una realidad útil. Algo se ha hecho, pero si repasamos su historia... Un botón de muestra, además de los señalados por tí, no entiendo que no participara en estudios como el realizado por el Ministerio de Cultura y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez sobre el estado de las bibliotecas públicas en España.
Estoy de acuerdo en que hay que replantearse FESABID, pero el voto sólo sería una de las facetas a analizar, creo que hace falta una directiva que se replantee todos los objetivos y metas (misión y visión) y tras ello diseñar un plan de actuación claro y evaluable que permita salir de la actual situación: existir por existir.

Isa Li ha dit...

Actualmente no estoy asociada, pero sí lo he sido de SEDIC y la Asociación Andaluza de Bibliotecarios. Si la propuesta de Lluís Anglada sale adelante, tal vez me asociaría de nuevo. Desde el punto de vista local, podría ejercer mi voto libremente, sin depender siquiera de la asociación a la que pudiera pertenecer. Más libertad y compromiso desde el profesional asociado. Aquellas jornadas de Documat fueron las de 1990 en Palma...? saludos.

pajimenez ha dit...

Presente una comunicación que se publicó en Boletin de Anabad XXXV (1985), núms. 2-3. Como ves, fue algo anterior en el tiempo.

Luis Rodríguez Yunta ha dit...

Vaya, ¿agenda propia diferente de las asociaciones? Mi visión personal es que ya la hay.
¿Qué la capacidad de incidencia es baja? No se puede negar, pero no creo que por cambiar el medio de elección se pueda mágicamente cambiar esto. Estas cosas sólo pueden mejorar si se pudiera financiar el trabajo de personas con plena dedicación. ¿Quién paga esto?

Lluís Anglada ha dit...

Luis,

Agenda propia a las asociaciones, no.
Solo plodrían votar los asociados a alguna de las asociaciones federadas.

Esto da margen a las asociaciones para hacer campaña a favor e alguna candidatura (si quieren) y a los asociados a decidir libremente su voto.