dilluns, 2 de març de 2009

Crisis económica y bibliotecas

El ICOLC (la coalición internacional de consorcios de bibliotecas) acaba de publicar una declaración sobre la Global Economic Crisis and Its Impact on Consortial Licenses

En Recercat se puede consultar la traducción que nos ofrece el CBUC: Declaración sobre la crisis económica global y su impacto en las compras consorciadas

La Coalición Internacional de la Consorcios de Bibliotecas (ICOLC)

empezó sus reuniones en los EUA en 1997. El ICOLC agrupa a unos 150 consorcios de bibliotecas que se encuentran dos veces al año para intercambiar informaciones sobre temas de interés común. Además de sus reuniones, el ICOLC a veces establece pautas o hace declaraciones. Creo especialmente importante las Guidelines for Statistical Measures of Usage of Web-Based Information Resources que ayudaron a la tarea de COUNTER en la normalización de datos estadísticos para la información e- y el Statement of Current Perspective and Preferred Practices for Selection and Purchase of Electronic Information.

En esta última declaración, el ICOLC advierte de la gravedad de la crisis económica para las bibliotecas y los consorcios. Frente al temor de que los recortes económicos de los presupuestos de las bibliotecas sean drásticos y duraderos, el ICOLC propone a los editores que tomen decisiones flexibles que permitan que la crisis no repercuta de forma radical en recortes de los niveles de acceso que las compras consorciadas han permitido hasta ahora. La declaración reconoce que no has soluciones mágicas pero hace una llamada a preservar los beneficios de las compras conjuntas y sugiere que, en caso de necesidad, existan fórmulas que permitan recortes en las facturas que afecten mínimamente a los contenidos de los paquetes comprados o subscritos por los consorcios.

La ARL (Association of Research Libraries) ha hecho una declaración similar a la del ICOLC: The Global Economic Crisis and Its Effect on Publishing and Library Subscriptions.

La ARL es una organización de 123 bibliotecas de investigación de los EUA y de Canadá. De la ARL son muy conocidas sus estadísticas anuales que vienen publicándose desde 1961 y que describen las evoluciones de las colecciones, gasto, personal y servicios de las bibliotecas miembros. Recientemente ha tenido mucho impacto LibQUAL+, un método de medir la calidad de las bibliotecas impulsado por la ARL (pero este tema lo dejaremos para otro día).

La declaración de la ARL se dirige a los editores y refuerza algunos de los puntos clave de la declaración del ICOLC. La declaración empieza expresando la magnitud de la crisis para las grandes bibliotecas de investigación, algunas de las cuales ya están experimentando los efectos de la crisis con recortes a sus presupuestos de compras. Las bibliotecas dela ARL temen que los recortes sean más drásticos en el año fiscal 2009/10 que en el actual.

Las recomendaciones a los editores, como en el caso del ICOLC, tienen como idea general la de evitar recortes de contenidos derivados de una situación económica que no permitirá hacer frente a los costes actuales. Algunas recomendaciones a los editores:

  • Que consideren (y reduzcan) los gastos que tienen en creación de nuevos productos y en márketing.
  • Que revisen su funcionamiento para detectar ineficiencias y que, eliminándolas, reduzcan así sus costes (y los precios de sus productos).
  • Que hagan reducciones reales en los precios.
En los dos casos, el ICOLC y la ARL hacen una llamada al diálogo entre bibliotecas y editores para evitar que la crisis económica tenga un impacto nefasto en los usuarios de información científica.